domingo, 14 de noviembre de 2010

Entonces cuando todo se va desmoronando es necesario establecer raíces, en lugares que nunca podrán destruirse, es tiempo de colocar los pedestales de la edificación más difícil de todas, nuestra propia vida, en la mente, en aquello que no olvidaremos y aunque nos torture nos complacerá , porque nos recordará que el cambio siempre es necesario, que algunas cosas se van, otra huyen o llegan porque así debió ser, y si en algún caso no lo fue así, los acontecimientos seguirán ocurriendo con otras perspectivas pero de la misma manera, seguiremos anhelando, esperando , queriendo, pero ahora si tendremos claro, que aquello tangente firme y real no siempre lo es o fue así, que es solo una visión, que siempre estará, en nuestra propia caja de pandora, en nuestra mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deposite su Cabeza de pez aquí