domingo, 27 de noviembre de 2011

Si no estoy enamorada no puedo escuchar un tema de regina spektor, si no estoy triste no puedo sintonizar una que otra de radiohead, si estoy neutral y solo siento la necesidad de oir aquello que recordé o se me antoja, puedo pasar horas sin que alguna emoción antojadiza se me cruce por en frente.

El punto es cómo, cómo un sonido, un pequeño gritito grabado en algún estudio lejano te puede provocar un millón de sensaciones de sentimientos que aveces pueden ser desastrozos con tan solo presionar play.

Creo que la música es un diario , un diario de vida en común, la poesia colectiva, la poesia de los dos lados, ambivalente, aquella que no es egoísta con su interpretación, con lo que viene de adentro.

Nadie puede ser arbitrario, creo, al menos para mi. Te pueden decir esta canción se escribió por tal y tal motivo , pero lo más mágico es el significado, propio, que adquiere en cada alma que la ve como su mínima salvación, que la acepta como su escape, el filtro hacia un mundo muchas veces cruel, hecho poesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deposite su Cabeza de pez aquí